Producto de la semana: SANDÍA SIN PEPITAS

Producto de la semana: SANDÍA SIN PEPITAS

01/07/2020 0 Por Dolores

La sandía es una fruta que relacionamos directamente con el verano. Verde por fuera y roja por dentro, sus colores llamativos la hacen fácilmente identificable a la hora de comprarla.

Tiene un sabor dulce y suave. Su alto contenido en agua la hace refrescante a la vez que diurética. Contiene licopeno, que favorece el desarrollo adecuado del corazón. Es una gran fuente de antioxidantes, estos son buenos tanto para el correcto funcionamiento del organismo como para prevenir el envejecimiento de la piel. Tiene bajo contenido calórico, muy recomendable en dietas de pérdida de peso. Posee un alto porcentaje de fibra, para regular el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento, un problema que atañe a un número alto de la población. 

Puedes beneficiarte de que posee vitamina C, que nos protege de los rayos de sol -de vital importancia en verano ya que inciden sobre nuestra piel con más fuerza- y permite una mejor cicatrización de las heridas, además de B y A que mejoran el sistema inmunológico

Es una fruta perfecta para tomar después de largas jornadas de trabajo diario o ejercicio, porque genera una recuperación muscular más rápida. Además, es muy versátil, ya que puedes cortarla en tacos y meterlo en un tupperware para llevarlo al trabajo para media mañana, a un paseo por el campo e incluso como cena refrescante. 

Se trata de una pieza de gran tamaño, por tanto puede desperdiciarse si no la sabemos aprovechar. Además de comerla cortada en rodajas como habitualmente lo hacemos, te proponemos una receta de helados y otra de zumo para sacar el máximo partido. 

Recetas con sandía

Para los helados necesitaremos: 

  • ½ kilo de pulpa de sandía
  • 400 ml de nata para montar -mínimo 30g materia grasa-
  • 350 g de azúcar glas
  • Zumo de 1 limón 

Previo a la preparación debemos meter dos boles en el congelador para que estén bien fríos, para formar una pequeña capa de hielo mójalos y después mételos al congelador. Para comenzar trituraremos la pulpa de la sandía -hasta que quede bien líquida-, en un bol ponemos el azúcar glas, añadimos la pulpa junto con el limón, mezclamos hasta que quede homogéneo. 

Sacamos el segundo bol del congelador y vertimos la nata para batirla con las varillas hasta que quede consistente, cuando pongas el bol boca a bajo y la nata no caiga, estará perfecta. 

La última parte del proceso es vital para que quede un helado cremoso, ¡no te saltes ningún paso! Mezclamos las dos preparaciones y metemos al congelador durante 2h, sacamos y revolvemos de nuevo. Volvemos a meter en el congelador durante 1h 30min, sacamos y removemos otra vez, lo podemos dejar en el mismo recipiente y sacar el helado poco a poco o si tienes recipientes especiales de helado divídelo en más pequeños. 

Para el zumo necesitaremos:

  • ½ kilo de pulpa de sandía
  • Zumo 1 limón
  • 700 ml de agua 
  • 4/5 cubitos de hielo 
  • 2 cucharaditas de miel o azúcar

Si lo prefieres puedes prescindir de la miel o el azúcar ya que la fruta contiene azúcares naturales que le aportan un gran sabor. 

Pela la sandía, tritúrala y quita las pipas (en caso de que tenga) pasándolo por un colador. Mezcla primero la sandía con el agua y el hielo en la licuadora, después añade el zumo de limón y la miel o azúcar -si lo deseas-. 

Esperemos que os gusten estas ricas recetas, ideales para que los más pequeños consuman fruta. Consigue una sandía de excelente calidad y de origen ecológico en Finca Santa Teresa, compra a través de nuestra web y aprovecha todos sus beneficios.